Búsqueda de embarazo

La decisión de tener un bebé

A pesar de que yo siempre tuve claro que quería tener hijos (si, ahora mismo que estoy en la semana 7 aún hablo en plural), siempre lo vi como algo muy lejano. Quizás porque siempre he pensado que tenía un espíritu más joven de lo que marcaba mi dni o quizás por el miedo que me da afrontar tanta responsabilidad.

Puedo decir que mi entorno estaba bastante dividido. Tengo amigas que ya tienen uno o más hijos, amigas que quieren pero aún no se lo plantean y amigas que tienen muy claro que no van a tenerlo. Esto me influye y no…

No porque tengan mis amigas me dan mas ganas pero es cierto que me acercaba más al momento. Y no porque no los tengan se me quitan sino que me da esperanza de que aun me quedaba tiempo para decidirme. Tonterías y al fin y al cabo porque cada pareja tiene su situación y su forma de entender los momentos.

El caso es que mi pareja tenía mas mucho más instinto que yo. Tanto que hasta me propuso tener el bebé y después realizar la boda o incluso casarnos estando yo embarazada. Mi cara debió de ser un poema en ese momento y no lo propuso nunca más. Cada opción es totalmente válida si las dos partes están de acuerdo pero en mi caso no me veía eligiendo un vestidazo con bombo, celebrando con agüita mientras mis amigas lo daban todo hasta el cierre de la finca y renunciando al super viaje que ya tenía en mente.

De hecho, nunca sabes como puede ir tu embarazo ya que cada uno es un mundo ¿y si me encontraba fatal? ¿y si me mandaban reposo? ¿y si me gasto una pasta en jamón y no puedo catarlo? Y en efecto estas dos últimas se me cumplieron… menos mal.

Aún así él no se rindió tan pronto y en la luna de miel comenzó a sacar el tema sobretodo por la cuestión de edad (los dos 31) y porque en principio tenemos claro que queremos más de uno. Y tenía razón. Además, yo ingenua de mi, creí que sería ponerse y encargarlo hasta que empecé a buscar más información y me di cuenta que el proceso puede alargarse hasta un año en estado normal.

Y así fue, no necesitó convencerme de nada ya que yo misma fui consciente de que era un buen momento para ello. Los dos con trabajo (JA!), con la búsqueda de la casita perfecta (JA, JA!) y con mucha ilusión por delante (de eso si que no hay ninguna duda).

En Julio de 2017 y dejé de tomarme la píldora después de 14 años seguidos ¡Ay amiga la que me esperaba!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *